Guías para buscar

Su búsqueda: marcas de relojes de lujo

Descubra las marcas de relojes de lujo de la Manufactura Piaget.
Creaciones similares
reloj cronógrafo de oro y diamantes

20 200

Marcas de relojes de lujo: más información

alianzas boda oro

reloj automático mujer

anillo con amatista

Marcas de relojes de lujo: más información

Marcas de relojes de lujo: más información

La Manufactura de Alta Relojería Piaget ha invertido masivamente estos últimos años sobre sus dos lugares de producción de Plan-Les-Ouates (Ginebra) y de La Côte-aux-Fées (Neuchâtel), tanto en el capital humano como en los equipos necesarios para reforzar y llevar a buen puerto la manufactura de sus relojes entre las marcas de relojes de lujo.

Piaget destaca entre las marcas de relojes de lujo.

Llevando tanta pasión en la vestimenta de los relojes como en sus especificaciones técnicas, Piaget puede igualmente enorgullecerse de dominar las habilidades más refinadas de las marcas de relojes de lujo. Esmalte, pintura, miniatura, esculpido, grabado, acabados fuera de serie de los componentes, la Manufactura da forma sistemáticamente y con cuidado a cada componente de los relojes Piaget.

Savoir-faire relojero y Piaget entre las marcas de relojes de lujo.

Las colecciones joyeras de Piaget, fruto de un savoir-faire, de un estilo y de una creatividad únicas, han asegurado a la Marca un sitio privilegiado entre las marcas de relojes de lujo y alta joyería de la Place Vendôme en París… Piaget: la audacia, simplemente. Decididamente imprevisible, Piaget goza desde siempre de una reputación de intrépida pionera. Por sus fuertes convicciones, la manufactura Piaget ha sabido forjarse un destino único.

Marcas de relojes de lujo Piaget

A lo largo de los años, Piaget se ha destacado por su determinación a desenpolvar las viejas tradiciones omnipresentes en el universo tranquilo de las marcas de relojes de lujo, apartando hábilmente códigos y conceptos establecidos. La primera audacia de Piaget ha sido entrar en el mundo de los relojeros de lujo, una apuesta arriesgada en la Ginebra inflexible de los años 1950, cuando cada empresa defendía celosamente su oficio.